martes, 20 de agosto de 2013

La sociedad no está preparada

La sociedad no está preparada para aceptar a los homosexuales, se dice por ahí. Pueden existir, se acota, pero sin demasiadas manifestaciones, sin alterar ciertos supuestos de la familia burguesa que nos hacen tan felices. Nadie debe pensar que estamos haciéndole propaganda favorable a la homosexualidad.

¿Qué le vamos a decir a los niños? Los niños no entienden la homosexualidad. ¡Dios mío, y si lo ven naturalmente, y mañana les da por hacerse gais! Es mejor que se mantengan apartados de ese asunto. ¿Qué tú eres? Macho. ¿Qué tú eres? Macho. ¿Cuántas novias tienes? Cinco. ¿Qué les vas a hacer? Eso mismo. ¿De qué tamaño la tiene el niño? Dile que te coja… Oye, los niños no barren. Oye, los niños no tocan las muñecas. Las niñas son las que limpian la casa… Los niños van a trabajar y buscan el dinero. Oye, no juegues con eso, que te van a decir maricón. ¡Suelta esa muñeca!

Este mundo está patas arriba. Antes los homosexuales se tenían que esconder, y ahora andan por la calle, se dan la mano y hasta se besan. Óyeme, que no respetan a nadie. No les da pena. Dice la Biblia que se verán horrores. Ya se están viendo. La peor desgracia que me puede tocar es un hijo maricón.

¡Y la televisión, y los periódicos, promocionando la homosexualidad! ¿Tú te has fijado que en todas las novelas hay personajes homosexuales? Eso esa culpa de la hija de Raúl Castro. Este país está al revés.

Menos mal que en el ICRT están cortando las series que le gustan a mi hijo. ¿Tú viste el video de Buena Fe? El de las dos muchachas que dejan a los novios y se dedican a aquello. En Lucas siempre lo cortan, menos mal. En este país van de lo sublime a lo ridículo: antes estaba prohibido y ahora quieren que todo el mundo sea homosexual.

Yo no sé adónde vamos a llegar. A este ritmo, nos vamos a quedar sin población. Porque a mí no me importa lo que haga nadie con su cuerpo, pero que lo hagan entre cuatro paredes y que no salgan por ahí a exhibirse. Como dice el refrán, cada cual que haga con su pellejo lo que le dé la gana.

¿Quién le dijo a nadie? Esta sociedad no está preparada. Ahora los homosexuales se casan en un montón de países. Pero eso no puede pasar aquí. ¿Quién dijo que eso era natural? La homosexualidad está contra Dios, contra la familia y contra la especie humana. Desde el principio fue así: hombre con mujer y mujer con hombre. Lo otro es un disparate, una aberración.

Oye, no me des la mano, que me da pena. Que no vean. Se van a dar cuenta. La gente se va a reír de nosotros. Deja que se rían. Yo te quiero. No me importa lo que diga la gente. No me importa si la sociedad está preparada o no. Me da lo mismo, porque la juventud estaba perdida desde Platón. Tú y yo nos cogemos la mano. No voy a esperar más.

Cierto que la sociedad nunca estará preparada para aceptar a los homosexuales, nunca será el mejor momento. Las leyes se adelantan o se atrasan, como va pasando en todo el mundo. En Cuba, aplastadas por el machismo, por la sociedad patriarcal, por el pasado homofóbico, por la gestión gubernamental dudosa, por la inercia… vienen en un barco que no llega. Pero la realidad es más objetiva que las leyes. Habrá homosexuales, aunque no haya leyes.

9 comentarios:

  1. Ahora mismo presencié en una TRD como un padre le decía a su hijo que no podía comprarse una jabita para la merienda de color naranja. "Solo verde o azul"...

    ResponderEliminar
  2. Excelente crónica. Y habrá leyes, en la medida que las personas homosexuales, bisexuales y trans reclamemos y usemos los espacios de participación existentes y presionemos por la creación de otros nuevos. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Allá la sociedad que no está preparada, no sabe lo que se pierde. Es formidable tener amigos, de la orientación sexual que sean. Allá la sociedad, no debe ser fácil eso de ir discriminando ciudadanos, puede terminar sin amigos en lo absoluto. Un beso de esta amiga que se suma a la cruzada por la diversidad, por la libertad para expresar lo que se cree, lo que se siente.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Gisselle, por estar tan cerca. Cuando aparecen amigas así no importa mucho cuanto discrimine la gran sociedad. De todas maneras seguiremos en la cruzada por la diversidad. Un beso...

    ResponderEliminar
  5. Es muy revelador cómo muchas personas culpan a la televisión y al gobierno de promover la homosexualidad. Y curioso, porque el Estado y sus medios han sido durante décadas representantes de la homofobia y el machismo. Aún en buena medida lo son. Pero esa idea de que la homosexualidad se promueve de manera centralizada, nos recuerda cuánto ha perdido el espacio privado en Cuba, cuánto lo público --desde los CDR hasta el propio presidente, exhibiendo sus conocimientos culinarios frente a miles de "federadas"-- se ha entrometido en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  6. Boris, es cierto que mucha gente culpa sin sentido a la televisión y a la prensa de promover la homosexualidad cuando en realidad están muy lejos de hacerlo. De hecho, como observas, generalmente han manifestado posturas homofóbicas. Aún hoy. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  7. La realidad es mas objetiva que las leyes... me encanta esta frase con la que terminas esta cronica, muy buena, como todo lo que escribes. Felicidades y ojala que nunca envejezcas que siempre te mantengas asi joven y fresco como una lechuga, eso es lo que necesita Cuba...jente joven y fresca ya estabamos canzados de tanta berborrea en la television y en los periodicos que lo que tratan es de desinformar a la poblacion para tener el control absoluto, el futuro del pais esta definitivamente en ustedes en los jovenes que se estan formando con ideas nuevas y frescas, libres de los viejos conceptos que regian la prensa y todo lo demas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y tus elogios. Gracias por la lectura. Creo que los periódicos, y la radio, y la televisión del futuro depende de nosotros: de todo lo valiente y talentoso que podamos ser. Saludos...

      Eliminar
  8. Me encanta este diálogo, y hasta le puedo poner voces:

    Oye, no me des la mano, que me da pena. Que no vean. Se van a dar cuenta. La gente se va a reír de nosotros. Deja que se rían. Yo te quiero. No me importa lo que diga la gente. No me importa si la sociedad está preparada o no. Me da lo mismo, porque la juventud estaba perdida desde Platón. Tú y yo nos cogemos la mano. No voy a esperar más.

    Carlos, te admiro. Y es en serio!!

    ResponderEliminar